Hábitos y cuidados de la Exfoliación

Durante esta semana vamos a ir compartiendo algunos TIPS para el cuidado de tu piel y exfoliantes caseros para distintas zonas del cuerpo de cabeza a pies.

¿Por qué exfoliarnos?

La exfoliación es un proceso de limpieza de la piel en el que removemos las células muertas y las impurezas. De ésta forma ayudamos a que la piel haga su proceso de regeneración celular correctamente, logrando así una piel mucho más oxigenada y humectada, aportándole brillo y suavidad. 

Otro beneficio de exfoliarnos es que estimula la micro circulación sanguínea, por lo que previene el hinchazón y la acumulación de líquidos.

En una piel exfoliada tus cremas y tratamientos anti edad se absorberán profundamente y obtendrás mejores resultados.

¿Cuántas veces es necesario exfoliarse?

  • 1 vez por semana, a lo sumo 2 veces.

ES IMPORTANTE NO ABUSAR DE LAS EXFOLIACIONES, ya que el exceso de las mismas puede generar daño o deterioro del tejido superficial.

Existen dos tipos de realizar la exfoliación: una HÚMEDA y otra SECA.

¿Cómo realizar la exfoliación húmeda?

Lo más cómodo y práctico es utilizar exfoliantes en gel o crema con macropartículas exfoliantes que se aplican sobre la piel húmeda, en la ducha. Estos productos facilitan el masaje que es fundamental para que la exfoliación sea eficaz. Aconsejo hacerlo un día que se tenga tiempo, para aplicarlo correctamente: realizando movimientos en círculos y ascendentes. Empezamos por los pies, seguimos por cada pierna, continuamos por los brazos, el abdomen, con movimientos en el sentido de las agujas del reloj, los glúteos, la espalda (ideal que te pueda ayudar a otra persona), el pecho y el escote (cuidado con estas zonas, porque la piel es más fina, es mejor que el masaje sea muy suave). Después, hay que aclarar con agua tibia e, idealmente, terminar con agua más fría.

A lo largo de la semana, vamos a ir dividiendo la exfoliación en diferentes zonas, y en cada zona dejaremos recetas caseras para fabricar nuestros propios exfoliantes. 

Exfoliación en seco

Otro tipo de exfoliación que se ha practicado durante años es la exfoliación en seco o cepillado. Se trata de masajear la piel con ayuda de un cepillo corporal o un guante de crin durante 4-5 minutos. Hay que hacerlo en movimientos circulares de abajo a arriba. Y en caso de piel muy sensible, se puede mojar un poquito el cepillo. Acabaríamos con una ducha tan fría como la aguantemos. Los beneficios del cepillado en seco son estimular la circulación sanguínea, ayudar a eliminar las impurezas y células muertas y mejorar la celulitis y los depósitos de grasa.

Contraindicaciones absolutas: 

  • (En tales casos deberá consultarlo primero con un dermatólogo.)
  1. Si presentan brotes por dermatitis
  2. Personas con pieles sensibles
  3. Personas alérgicas 
  4. Personas con alguna injuria en la piel: quemaduras, lastimaduras, heridas.

Contraindicaciones relativas: 

  • No lo realices previo a exponerte a tomar sol
  • Si estuviste muchas horas al sol y su piel esta colorada tampoco deberás exfoliarte.

Que tengan una hermosa semana !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.