Hábitos para cuidar nuestra piel todo el año

La piel, órgano dinámico constantemente cambiante, se compone de tres capas principales: epidermis, dermis y tejido celular subcutáneo, cada una de las cuales está formada por varias subcapas. Los anexos de la piel, como folículos y glándulas sebáceas y sudoríparas, también desempeñan diversos papeles en su función global.

Nuestra piel necesita hábitos para poder estar sana y esplendida, más allá de belleza debemos incorporar estos hábitos para cuidarla y permitirle que funcione correctamente cumpliendo su función de barrera de protección y cuidado de los órganos de factores externos como bacterias, sustancias químicas y temperatura.

9 Hábitos propicios para cuidar nuestra piel durante todo el año:
  • 1. HIDRATATE: BEBE AGUA

Entre el 15% y el 20% del agua de nuestro organismo se encuentra en la piel, porcentaje que con la edad va disminuyendo, ya que la capacidad para retener el agua se va perdiendo.

Lo recomendable es beber mínimo 1 litro y medio de agua por día, para un correcto funcionamiento de nuestra piel.

  • 2. HUMECTATE: PONETE CREMA

Es un momento clave después de ducharnos ponernos crema, ya que los poros están abiertos, y la humedad de la piel al salir de la ducha favorece a retener mayor cantidad de agua.

  • 3. EXFOLIA TU PIEL AL MENOS UNA VEZ A LA SEMANA

La exfoliación favorece la renovación celular, es decir, nuestra piel va cambiando, y se va descamando, entonces al realizar una exfoliación 1 vez por semana, ayudaremos a mover esas células ‘muertas’ que quedan en la capa más superficial de la piel; como alguna de las celular no son renovadas y, al interrumpirse la correcta comunicación intercelular, la piel se deshidrata y pierde densidad. Se produce una barrera que acumula toxinas y que impide una correcta oxigenación.

Por eso, incorpora la exfoliación 1 vez a la semana. Si tu piel es sensible, probalo cada 10-15 días, siempre observando que no produzca ninguna reacción ni alteración.

  • 4. LA ALIMENTACION ES ¡CLAVE!

Para formar nuevas células y mantener nutrida nuestra piel, es esencial llevar una dieta equilibrada y variada en proteínas, vitaminas y ácidos grasos.

Hay alimentos que son extremadamente buenos para nuestra piel, y son los beta carotenos, flavonoides, la vitamina C, vitamina B6, glicina y minerales como calcio, hierro, magnesio. Estas propiedades las podrás encontrar en alimentos como zanahoria, avena, naranja, palta, tomate, kiwi, frutos rojos, pepino, nuez y chocolate amargo.

Es importante que consumas lo que te gusta y te hace bien, siempre equilibrando las cantidades, y disfrutando de lo que consumes.

5. EVITA FUMAR

Como ya sabemos, la nicotina y el tabaco son perjudiciales para la salud; La nicotina contenida en el tabaco, provoca la contracción de los vasos sanguíneos, disminuyendo el flujo de sangre y provoca así la acumulación de sustancias nocivas. Por esto, acelera el proceso de envejecimiento de nuestra piel.

6. EVITA CONSUMIR ALCOHOL

El consumo de alcohol reduce los niveles de oxigeno en nuestra sangre y la producción de colágeno, además de los niveles de Vitamina A.

Por esto, acelera el proceso de envejecimiento de nuestra piel.

7. DUERME BIEN

El dormir bien, nos ayuda a la recuperación de la función del sistema inmunitario, así como también, la piel, trabaja durante la noche y las horas de sueño, la deprivación de sueño provoca una rotura de la función barrera de nuestra piel y las mucosas. De ahí, la importancia de dormir al menos 8 horas.

8. DALE UN SUSPIRO A LA PIEL

Es una condición de suma importancia irnos a dormir con la cara ‘limpia’, especialmente si nos maquillamos durante el día.

En todos los casos es importante realizar una rutina de limpieza facial nocturna antes de irnos a dormir porque sin que nos demos cuenta muchas partículas de contaminación se depositan en el rostro, impidiendo que tu piel este libre para poder respirar como debe.

Esto sucede en todas las partes del cuerpo, no solo en el rostro, por eso se aconseja un baño con agua templada antes de irnos a dormir.

¡Ojo con el agua caliente, y también con el exceso de agua… porque cuanto más se moja, hay un efecto de evaporación de agua que hace que más se seque!

9. USA PROTECTOR SOLAR ¡CUIDATE!

El cuidado cuando vamos a exponernos al sol es INDISCUTIBLE, ya que es lo que más reseca nuestra piel, y el mayor responsable de la perdida de agua de nuestra piel.

Una sobreexposición produce una degeneración del colágeno y la elastina, por eso, y por la radicación debemos SIEMPRE proteger nuestra exposición al sol con un protector solar media hora antes de exponerse y replicarla cada 2 horas. También es imprescindible evitar las horas centrales del día, al igual que no dejarse engañar por los días nublados porque recibimos la misma radiación ultravioleta.

¡Esperamos que puedas incorporar estos hábitos a tu rutina para lucir una piel sana y saludable!

¡Muchas gracias por elegirnos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.